Todas las personas:

  • Interesadas en su crecimiento personal.
  • Que quieran mejorar sus relaciones personales.
  • Que estén viviendo alguna crisis: duelos, depresión, ansiedad, estrés...
  • Que tengan problemas de pareja.
  • Que quieran mejorar sus relaciones familiares tanto con su familia de origen como con su familia actual.
  • O tengan dificultades relacionados con el mundo laboral, el éxito o la realización profesional.